Dados y juegos de mesa

Dados y juegos de mesa

Como ya hemos dicho en la página de inicio, el uso de este elemento no es otro que el de impartir suerte mediante la muestra de un número aleatorio que generalmente va del 1 al 6 (aunque hay modelos que van hasta el 100).

Esta finalidad es la que le confiere un carácter lúdico y que esté asociado inconscientemente a los juegos de mesa. No obstante, su uso no se ciñe exclusivamente a este contexto y diariamente es usado como elemento de azar en ámbitos cotidianos.

A continuación podrás ver varios juegos y situaciones que necesitan (o que pueden hacerse valer) de un dado.

Juegos de mesa para niños

Existen 2 juegos de mesa que están íntimamente vinculados tanto con la infancia como con el azar.

Parchís

Aunque este ejemplo en realidad es universal y es apto para tanto para mayores como para pequeños. Pero, dada su simpleza y considerando que es un juego adecuado para enseñar a los más pequeños a saber interpretar y respetar las normas, lo introducimos en esta categoría.

Apto para niños a partir de 4 años, su dinámica es simple. Consiste en introducir las 4 fichas en el extremo contrario del tablero y evitando que los demás jugadores te las eliminen si caen en la misma casilla que tú.

  • ¿Por qué es necesario el dado?: Porque es el que dirá el número de casillas que debe avanzar cada jugador.
  • Nº de unidades necesarias: 1
  • Nº de lados: 6
  • Dado: dado de 6 caras d6

El juego de la Oca

También es ideal para jugar en familia y en este caso quizás todavía sea más indicado para que niños, ya que además de ser simple, tiene unas casillas con una estética más infantil y unas reglas (penitencias y premios) que permanecen más memorables en sus mentes (“De oca a oca y tiro porque me toca”).

  • ¿Por qué es necesario el dado?: Porque es el que dirá el número de casillas que debe avanzar cada jugador.
  • Nº de unidades necesarias: 1
  • Nº de lados: 6
  • Dado: dado de 6 caras d6

Juegos de mesa para adultos

Los siguientes ejemplos en realidad siguen siendo para toda la familia y en cualquier caso pueden ser jugados por niños, pero en este caso ya tienen unas normas más complejas y no son los más indicados para niños de 4-5 años, como los casos anteriores.

Monopoly

Uno de los clásicos, sobre todo si se tiene tiempo libre. Es un tablero donde ya entra en juego la estrategia y que se basa en el intercambio y compraventa de bienes raíces.

  • ¿Por qué es necesario el dado?: Porque es el que dirá el número de casillas que debe avanzar cada jugador.
    Si este cae en una casilla donde un jugador ya tiene propiedades, el dueño puede cobrar por pasar o quien caiga puede comprarselas.
    En caso de que la casilla no sea propiedad de nadie, el jugador puede comprar la propiedad a un banco común.
  • Nº de unidades necesarias: 2
  • Nº de lados: 6
  • Dado: 2 dados de 6 caras 2d6

Trivial

Más que la suerte y la estrategia, en este caso el condicionante principal son los conocimientos del jugador. Se trata de un juego de responder preguntas de cultura popular (bueno, hay versiones temáticas) categorizadas en 6 categorías: Arte, Historia, Deportes, Geografía, Ciencias y Entretenimiento.

Gana quien después de tener los sectores de las 6 categorías responde correctamente 4 de 6 preguntas de una misma tarjeta.

  • ¿Por qué es necesario el dado?: Porque es el que dirá el número de casillas que debe avanzar cada jugador. De esta forma, podrá escoger la temática y acceder (o no) a las casillas especiales cuya respuesta correcta significa la consecución de un sector.
  • Nº de unidades necesarias: 1
  • Nº de lados: 6
  • Dado: dado de 6 caras d6

Scattergories

Conocido también como Tutti frutti o Basta, es de todos los juegos de mesa expuestos el que más probabilidades tiene de ser jugado de forma casera y sin necesidad de tablero, aunque el dado (especial, por cierto) si es prácticamente imprescindible.

Quien quiera ganar necesita de unas dosis de agilidad mental, creatividad y amplitud de vocabulario.

  • ¿Por qué es necesario el dado?: Porque es el que dirá la letra (deberás sustituir el número que salga por la letra que ocupe ese orden alfabético) que se juega en cada ronda.
  • Nº de unidades necesarias: 1
  • Nº de lados: 27, el número de letras que tiene el abecedario español.
  • Dado: Dado de Scattergories

Juegos de rol

Aquí es donde quizás el empleo de dados es más importante. De hecho, su importancia es tal que estos tienen incluso los suyos propios y dependiendo del juego en concreto tendrá una forma, un número de caras (en formato físico de hasta 100) y una cantidad de dados concreta.

Dungeons & Dragons

Sin duda es el juego de rol más popular. En este caso, el ejemplar usado es de 20 caras (d20) y al número obtenido se le ha de sumar la cifra de las habilidades del personaje.

Uso de dados en contextos no lúdicos

Ya hemos dicho en las primeras líneas de este texto que su uso no obedece exclusivamente a contextos lúdicos y que pueden ser usados de 1000 maneras distintas sin que haya un tablero por medio. Veamos algunos ejemplos.

Quiniela

O cualquier otro tipo de apuestas o juego de azar.

Sí, también es apto para sorteos como:

Para la quiniela es ideal para aquellos que creen en la suerte y no se fijan en los equipos que juegan los partidos. Además, puedes configurar el dado como quieras:

  • 3 caras (1X2).
  • 6 caras (1,2,3 para la victoria local - 4,5 para el empate - 6 para la victoria visitante).
  • ...

Hacer las tareas del hogar

Dependiendo de las personas que convivan, puedes configurar el dado para establecer sorteos el hogar:

  • El 3 pone la lavadora
  • El 5 hace la compra semanal
  • ...

Para la educación

También son aptos para ser empleados en una escuela y hacer que la educación no sea tan lineal y siempre tenga ese componente entretenido y ocioso. Pueden ser válidos para:

  • Asignación de tareas y roles.
  • Distribución de equipos.