6 dados de 49 caras (6d49)

0

Resultados 6d49: 10 + 28 + 23 + 8 + 49 + 40 (Total = 158)
Total: 158

Resultados anteriores (6d49): 158 → No results

Número de dados a tirar.
Número de caras del dado.
Notación. Ejemplo d6 o d6+2d5+1
Instrucciones
  • Tiradas básicas: NdM: Número N de dados con M lados. Ejemplo. 3d20 tres dados de 20 caras.
  • Añadir modificadores: 1d20+1 o 1d20-5: Suma (o resta) el número indicado en la operación de la tirada.
  • Descartar resultados bajos: 1d20r3: Tira un d20, pero relanza los resultados de 3 o menores.
  • Mantener los resultados más altos: 4d6^3: Lanza un 4d6, pero solo muestra los 3 resultados más altos, descartando el resto.
  • Mantener los resultados más bajos: 4d6v3: Tira un 4d6, pero mantiene solo los 3 resultados más bajos, descartando el resto.
  • Nota: No puedes tener ^ y v en la misma tirada -- 3d6^1v1 es inválido.
  • Las tiradas compuestas están permitidas: 3d6-2d6-5+3: Tirada 3d6, resta 2d6, resta 5 y suma 3
  • Los espacios en blanco serán ignorados: 1 d 6 y 1d6 son lo mismo. '1 d 2 0' funcionará también, todos los espacios en blanco serán totalmente ignorados.
  • Errores de sintaxis Cualquier error de sintaxis hará que la tirada sea considerada inválida.

De forma inconsciente, cuando pensamos en un dado la primera imagen que se nos viene a la cabeza es la de un cubo de caras numerado por pequeños puntos. Esto es algo normal, pues hasta no hace tanto todos los juegos de tablero incluían este formato original y se veían en la obligación de jugar con una numeración del 1 al 6.

6 dados de 49 caras

¡Pero, ¿y si cambiamos esta idea de que un dado tiene que ser siempre de 6 lados? En realidad no estamos diciendo nada nuevo, ya que desde hace varios años existen juegos de rol que requieren el uso de dados con cantidades distintas (d4, d8, d10, d12, d100…).

Un 6d49, en este caso, puede serte de gran utilidad en distintos juegos de rol o incluso en varios contextos académicos o domésticos donde se quiere hacer uso del condicionante suerte y donde el número de variables posibles sea precisamente de 49.

Puedes encontrar un dado de 49 lados físico en varias tiendas online o en comercios especializados, ya que como decimos, su uso cada día es más popular y son varios juegos de rol los que, además de un 6d49 pueden requerir durante la misma partida el uso de uno o más cubos con otro número de lados.

6 dados de 49 caras online

Desde tirardado aconsejamos el uso de un (6d49) en su versión digital, por todas las ventajas que a continuación te exponemos.

  • Son gratis. Hay dados stándares que no son muy complicados ni muy caros de conseguir pero hay otras notaciones que no existen físicamente o son muy dificiles de conseguir por lo que tienes que echar mano de un dado virtual.
  • Posibilidad de cambiar el dado. Como ya hemos explicado, la mayoría de los juegos de rol pueden requerir el uso de varios dados. Esto no resulta práctico, ya que alguien siempre tendrá que llevar varias unidades en el bolsillo. Un 6d49 puede variar su cantidad y número de lados de forma rápida.
  • Son más accesibles. Dependiendo del momento, siempre es más fácil recurrir a Internet que tener que llevar un dado 6d49 en la mano.
  • Son más instantáneos. En cualquier caso, el resultado siempre quedará reflejado de forma más rápida.
  • Son silenciosos. Una tirada online nunca genera el ruido que sí que hace un cubo mientras choca con las paredes de un cubilete.
  • No se gastan. Cantos desgastados, números semi borrados después de varias tiradas… Esto es algo que no pasará en la versión online.
  • No hay trampa. Cuando alguien tira un dado físico, puede existir la sospecha de que lo ha arrojado con más o menos fuerza con la intención de buscar el número deseado. De manera digital, la tirada es 100% fiable y no da lugar a la sospecha.

¿Y no se puede predecir la tirada? aunque cada tirada es resultado de un algoritmo a partir de un valor semilla, las posibilidades de que alguien sepa con 100% de seguridad (incluidos los propios desarrolladores) es nula.

Además, las últimas tiradas quedan registradas, por lo que podrás comprobar con tus propios ojos que nunca se sigue un patrón.